Jorge Maturana

Orientación filosófica

La Orientación filosófica es una práctica que busca colocar la capacidad creativa y transformadora del pensamiento en profundidad y libre de prejuicios, propio de la reflexión filosófica, al alcance de toda persona interesada en obtener por sí misma un entendimiento global y esencial de algún aspecto o hecho que le concierne.

Se realiza mediante la facilitación de un espacio confidencial de reflexión y diálogo abierto -entre un asesor y el consultante-  para una comprensión integral y aguda de las circunstancias y opciones personales frente a situaciones percibidas como confusas, complejas, amenazantes, conflictivas, irresolutas o la necesidad de cambio que inquiete a una persona.

 

El asesor es un profesional entrenado en la escucha activa, con formación y experiencia en la investigación y aplicación de la filosofía a la conceptualización, análisis, interpretación y evaluación de diversos escenarios posibles para lograr un sentido y entendimiento propicios para tomar decisiones adecuadas y efectuar las acciones pertinentes.  Posee la capacidad de manejar  y relacionar grandes cantidades de información, separándola en fragmentos relevantes que puedan reensamblarse generando nuevas perspectivas.

 

El consultante es una persona en cualquier situación de género, edad, educación, profesión u ocupación, no importando su posición y opciones elegidas frente a cualquier aspecto de la vida. Lo relevante son sus deseos de cambio o necesidad de clarificar su pensamiento sobre sí mismo, los demás o frente a determinados hechos para tomar decisiones adecuadas y lograr mayores grados de bienestar, tranquilidad, autosuficiencia y realización personal.

“La principal ayuda que podemos prestar a los demás es la de apoyarlos en sus esfuerzos para clarificar sus propios pensamientos y sentimientos. Los principales instrumentos con los que contamos para esta tarea son la capacidad de estar presentes, la de escuchar bien y la de hacer buenas preguntas” Lia Keuchenius en Thinking Through Dialogue.

La orientación, asesoría o práctica filosófica, como también se denomina, tiene su origen en un movimiento para recuperar la relevancia de la filosofía para la vida individual y social dentro del contexto contemporáneo, en términos de una disciplina dirigida a la comprensión profunda de la realidad y de nosotros mismos como base para los procesos de transformación y desarrollo de nuestras mejores posibilidades.

 

Se basa en la aplicación de la riqueza de contenidos, teorías, modelos y métodos de la filosofía a la vida práctica. Algunos de los métodos empleados por la filosofía son, por ejemplo,  el dialogo, la interpretación, la fenomenología, el criticismo, entre otros. La filosofía es una ciencia teórica y abstracta por excelencia. Sin embargo, consideramos que la teoría no se contrapone a la práctica como se piensa regularmente. La teoría es ella misma un práctica dirigida contra las imágenes, prejuicios y pensamientos que ejercen una acción coercitiva y limitante del campo de acción y expresión.

 

Un supuesto fundamental de la orientación filosófica, es que toda persona depende radicalmente en su modo de ser y obrar de una constante comprensión,  interpretación y construcción del mundo en el que vive. Para lo cual, sin excepción, todos tenemos de alguna manera una filosofía personal que nos entrega un sentido de existencia.

 

Desde esta perspectiva, los conflictos humanos en buena parte son de naturaleza filosófica, puesto que radican en la implícita filosofía personal de cada uno que conforma nuestras actitudes básicas ante la realidad. La orientación bajo enfoque filosófico, en cierta manera permite explicitar y potenciar estas filosofías personales, quizás no suficientemente examinadas, para transformarlas en filosofías consistentes, reflexivas, maduras, enriquecedoras y útiles para gobernar la vida y relaciones sociales.

 

 

 

Las sesiones son reuniones individuales y confidenciales que se realizan en la consulta del asesor previo agendamiento de la hora. Tienen una duración aproximada entre una y dos horas. El promedio de las sesiones es entre una y cuatro, y la frecuencia es decidida por el consultante de acuerdo a sus necesidades.

       

Escríbeme para cualquier consulta o comentario que desees expresar en la página de Contactos, directamente al correo contacto@jorgematurana. cl, o comunicate al número 9-7862 2937. Con mucho agrado atenderé tu mensaje.

De qué se trata

En qué se fundamenta

Las sesiones